viernes, 13 de enero de 2017

Por ti

Escribo para escribirte.
Sueño para soñarte.
Recuerdo para recordarte.
Pienso para pensarte.
Añoro para añorarte.
Lloro para llorarte.
Busco para encontrarte.
No amo para amarte.



viernes, 14 de octubre de 2016

GLW

Las Cañadas by AyA


Gran Lujo Way...


Inconscientemente me fijo en todos los que pasan a mi lado o de frente, leo compulsivamente una y otra vez, comparo colores y observo ocupantes... Y así día tras día, en especial los que me llevan hasta la zona sur ... Y hoy ha sido el día... Nos hemos cruzado y te he visto... Una fracción de segundo, el tiempo justo para leer la matrícula, relacionar marca, modelo y color, y verte al volante, con tus gafas de sol y tu pelo recogido, saliendo de una curva , frente a mí, en sentidos opuestos, pero en la misma carretera, en el mismo espacio tiempo... Y el mismo se plegó, algo se paralizó, el tiempo se detuvo en ese breve espacio de tiempo, lo justo para reconocerte, para saber que eras tú, para que los nervios me invadieran y sintiera como mis tripas se arrugaban signo inequívoco de tensión y nervios.
No puedo evitarlo, no quiero.


"Hoy me pregunto que será de ti
Te tuve cerca y ahora estás tan lejos
Pero prohibirme recordar lo nuestro es imposible 

Es imposible

No me perdono, sé que te perdí
Pero expiraron los remordimientos
Fui dictador y el no dejarte ir
Debió haber sido mi primer decreto

... "

(Cómo Te Atreves - Morat)

domingo, 14 de agosto de 2016

Otro catorce de agosto

 Pasando los años sigue siendo inevitable pensar que el destino nos cruzó en donde menos esperábamos, en un entorno y ambiente ajenos a nuestras costumbres y hábitos, haciendo que desde el primer instante nos fijáramos el uno en el otro, y en mi caso, condenándome de por vida a tenerte presente.

Sí, fue un catorce de agosto cuando nos vimos por primera vez, un catorce de agosto cuando perdí el único corazón que tengo... Y me sirve de recuerdo para anhelarte, para ir asumiendo, grano a grano, nuestra distancia y mi estupidez.




viernes, 29 de julio de 2016

Y treinta y cinco


35. Porque te llevo grabada en la piel.

El imborrable paso del tiempo que solo hace acentuar la nostalgia, la añoranza y el anhelo porque todo hubiera discurrido de otra manera diferente, asumiendo la imposibilidad de cambiar lo pasado y autoconvenciéndome de que no hay nada que hacer para acercarnos en un futuro. 

Soñándote feliz, rodeada de todo lo que soñabas y diciéndome a mí mismo que no era lo suficientemente bueno para ti, que no reunía los requisitos que te hacían feliz y que no tenía nada que ofrecerte, pues mis manos estaban vacías y mis bolsillos rotos.

Me descubro buscándote en fotos, en la multitud, en la carretera... 

Y tengo miedo de encontrarte, y tengo miedo de que te suceda lo mismo que a mí, confiando que sea algún tipo de problema psicológico que me tiene alienado, y que, como dueño de mi destino, estoy donde he ido decidiendo, bien o mal, pero al fin y al cabo en el camino que he ido andando, obviando las señales o siguiéndolas.

Eres parte de mi historia y no olvido esta fecha.... Felicidades !!!

lunes, 11 de abril de 2016

¿Bailas?


La gente cree que en esta vida todo son flores y bombones con forma de corazones. Pero se equivocan. En esta vida las cosas a veces se rompen, y no son perfectas, y duelen.

El trayecto que recorremos puede no ser siempre todo lo maravilloso que desearíamos, pero tenemos que asumirlo y asimilarlo, hacernos cuanto antes a la idea de que no siempre las cosas son como desearíamos que fueran. Reconozco que hoy por hoy, estoy en ese punto, en el de estar donde no esperaba, y no hablo de un lugar físico, espero que lo entiendas en su concepto metafórico.

Me descubro pensando en lo que podía haber sido, en lo que podría estar siendo y en qué situación vital me encontraría, nos encontraríamos. Me siento maldecido por un recuerdo constante, imborrable, diario... Anclado, amarrado a una soga que no solo me impide avanzar, sino que provoca el "auto-boicot" de una posible felicidad plena, algo que no sé si existirá, pero que estoy seguro que se podría haber aproximado. Y aunque es evidente que no renuncio a ello, el "momentum" no es el idóneo, absorto en proyectos profesionales en los que me refugio para no pensar, en los que me implico en cuerpo y alma con la excusa de no ver ese vacío que sé que existe desde que no estás en mi vida.

Y me apego a los recuerdos, a aquellos detalles e instantes que compartíamos, me aferro a ellos con una nostalgia infinita, probablemente dañina pero a la vez inevitable. Fue algo tan intenso y deseado que sigo sin explicarme cómo pude ser tan estúpido de dejar que se estropeara, cómo dejé que el orgullo y el miedo se apoderaran de forma tan irreversible de mi.

Son múltiples las lecciones de la vida, infinitos los consejos que nos invitan a despegarnos del pasado, a que aprendamos a pasar página y seguir avanzando en esta vida para ser lo más felices posibles, que todo pasa por algo, dicen. Pero, ¿qué hacer cuando los recuerdos emergen por sí solos? ¿Qué hacer si es inevitable?

Abrazarte y bailar al ritmo de la música invisible, solo por el simple placer de sentir tu piel, de encontrar la armonía de ir al mismo compás... ¿Bailas?


https://www.facebook.com/PorqueNoSeMeOcurrioAntes/posts/864124430376742


martes, 5 de abril de 2016

Evolución

El frío se cala en los huesos a pesar de todas las prendas que llevaba puestas, la luna llena ilumina los rincones de la plaza y el reloj del campanario da las diez de la noche. 
El fuego surge del fondo del recipiente de hierro dispuesto para acogerlo, y las ramas de vid prenden con increíble facilidad.

El frío ambiental no es algo puramente literal, sino es algo trascendental y que en estos días he descubierto con cierto grado de horror, y es el frío en mi interior, en mi corazón y, lo que quizás sea peor, en mi alma. Descubro con estupor como mi corazón se siente vacío y mi alma se siente huérfana, ajena a la trascendencia y al encuentro íntimo con el Creador, una certeza que me entristece y me preocupa, la ausencia de fe.

La huida del dolor, de la frustración, de la impotencia, de los errores fue tan precipitada, que apenas dió tiempo a hacer las maletas, a cargar en ellas algo que creía esencial y fundamental en mi vida.

Puede que no sea algo nuevo, que esta experiencia de ausencia y de vacío ya fue experimentada hace unos años, donde me encerré en mí mismo, me envolví en la armadura y aislé mi corazón y mi alma del amor y de la fe. Son conceptos que ignoro si han de ir de la mano, pero es obvio que un corazón que no ama, es un corazón que difícilmente puede alojar a la fe. Aunque hablar de no amar puede ser un tanto exagerado, puesto que evidentemente amo. Amo a mi hijo, a mí madre y a mis hermanos, también siento amor por mis pocos amigos. Es el amor romántico el que permanece como un viejo desconocido, el que creo que no siento, y que cuando rebusco en ese espacio donde se supone debería estar, aparece un recuerdo, y el recuerdo es doloroso por multitud de razones, todas ellas frutos del orgullo y el miedo. Creo haberlo comentado anteriormente, pero es increíble cómo de estúpidos podemos llegar a ser, cómo experiencias anteriores condicionan y nos hacen tomar decisiones de las que luego nos arrepentimos. Podría decir que yo huí del amor (romántico).

Las huidas suelen ser alocadas, improvisadas, fruto del miedo, o de la cobardía... "Huir es de cobardes", cierto, pues lo valeroso hubiese sido ponerse en las manos de la serenidad, en el corazón de la paciencia y en el alma del amor por encima de las diferencias. Cuando huimos sin buscar soluciones, pensando que la huida es la solución, nos estamos equivocando, pues nunca huir es la opción.

Otra cosa sería el "marchar", el "dejar ir", el "despedirse", desde la tranquilidad, serenidad, diálogo y madurez, hablando las cosas y cerrando las posibilidades, actuando desde el valor de afrontar los fracasos o desde la valentía de sobreponerse a las adversidades y buscar juntos soluciones y nuevos caminos para recorrer de la mano.

Evidentemente son ideas y pensamientos a los que uno llega y concluye desde la distancia y tras la cortina del tiempo, lo que da una perspectiva diferente y sosegada, aunque no exenta de dolor cuando descubres que las cosas podían haber sido diferentes.



El símbolo celta del trisquel pasará a formar parte de mi piel, será de una manera altamente significativa, y por qué no decirlo, algo improvisado. Pero aferrándome a su simbología busco sintetizar en él lo que deseo para mi.


" Según la cultura celta, el triskelion representa la evolución y el crecimiento, el equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu. Manifiesta el principio y el fin, la eterna evolución y el aprendizaje perpetuo. Entre los druidas simbolizaba el aprendizaje, y la trinidad PasadoPresente y Futuro." (Wikipedia)

Lo logré en varias ocasiones en el pasado, la última fue de "tu" mano y recorriendo el Camino, encontré la paz y el equilibrio que hizo de mi alguien mejor , alguien que escapó de una parte de su pasado, rescatado por ti en aquel presente y que soñaba (y me descubro soñándolo aún) con compartir juntos el futuro.

La lectura final es la del aprendizaje, la de descubrir que el camino del peregrino vital está lleno de altibajos, que obliga a volver la vista atrás para descubrir si el sendero que se ha seguido es el que lleva al mismo final, o si por lo contrario nos aleja irreversiblemente del mismo. El frío del corazón y del alma buscan ansiosos el calor reconfortante y la tranquilidad que serene el espíritu , y eso, no hay lugar a dudas, es un trabajo personal, intransferible, duro y complicado, pero para nada, imposible.

A pesar del frío, avanzo paso a paso, porque eso me acerca hacia dónde debo llegar, oriento mis pasos hacia dónde anhelo ir. Y aunque sigo maldito por tu recuerdo imborrable y diario, no protesto porque eso me indica que llegaste más hondo de lo que ni tú ni yo creíamos, porque de saberlo, otro gallo nos hubiera cantado.



miércoles, 23 de diciembre de 2015

Soñándote


Es increíble lo real de algunos sueños, donde quiero estirar el brazo y abrazarte, abrazarte tan fuerte que nunca más estemos alejados el uno del otro. Es tan real el sueño que el dolor de no tenerte a mi lado al despertar condiciona mi día.
Pasan los días, las semanas, los meses, los años ya, y sigo teniéndote presente, me es imposible borrarte de mi pensamiento, es raro el día que no te piense en algún instante, que no te añore.
Hay quien me ha dicho que te busque, que vaya a tu encuentro y que enfrente esto de una vez por todas, para bien o para mal, pero sé que no estoy a la altura, que tengo miedo y vergüenza, que aún sabiendo que estás ahí ocupando mi corazón, no me atrevo a ser rechazado y quizás prefiera seguir igual, jugando a estar sin ti, a intentar que el día a día y el paso del tiempo hagan que tu recuerdo se borre, se disipe y mi corazón se sienta libre para amar de nuevo.... Pero luego llega la noche, luego llegas en mis sueños, y entiendo que lo que ya sabia, que eras el amor de mi vida, no será fácilmente olvidado. Puede sonar a contradictorio, ser plenamente consciente de esa realidad y no hacer nada al respecto, total, el no ya lo tengo asegurado.
La estupidez, el orgullo y la soberbia estropearon algo puro y hermoso, no digo q perfecto, pues no era perfecto, ninguno lo somos, pero podía haber llegado a aproximarse a la perfección, y podríamos haber logrado ser felices juntos, pues al fin y al cabo ese es el objetivo de esta vida, de este peregrinar, el ser felices, y si es con alguien a quien amas al lado, muchísimo mejor.


Te extraño, extraño muchos pequeños detalles y muchos pequeños momentos, y es soñándote como mi corazón y mi mente conectan contigo, y despierto con el anhelo de volver a encontrarte en el camino, y suspiro deseando que me recuerdes y pienses en mí al menos la mitad de lo que yo lo hago en ti.


No sé si este es el mejor medio, ni tampoco sé si me lees o me leerás (confió en que algún día lo harás), pero es la única manera de liberar la presión y la tensión que me supone no estar junto a ti, y créeme, dejaría todo por estarlo.