lunes, 14 de agosto de 2017

Inevitable

Y resulta que siguen pasando las hojas del calendario y no hay manera de conseguir mitigar tu ausencia, y en esta fecha concreta menos aún.

Fue un catorce de agosto, en aquellas escaleras cuando reparamos el uno en el otro por primera vez. No sé si ya lo he nombrado otras veces, es más que probable, pero es inevitable no recordarlo, igual que es inevitable recordarte en las madrugadas cuando el sueño no quiere seguir acompañándome y me aferro a tu recuerdo de forma inconsciente, pero grata.

Ni puedo,  ni quiero.

No hay nada que desee más que recuperar mi corazón, acoger nuevas ilusiones y que simplemente seas un leve recuerdo, pero ni puedo,  ni quiero...

14 de agosto, siempre en el recuerdo.

lunes, 31 de julio de 2017

36


36. Porque permaneces imborrable 

Sigue siendo algo tremendamente imposible de evitar, y aunque no hago aportaciones al blog con asiduidad, no significa que no te tenga presente en mis pensamientos.
Intento convencerme de que son recuerdos idealizados y que la realidad nos empujó por diferentes caminos por alguna razón que aún no consigo entender, pero que, aunque aún no lo creas, sueño con que se vuelvan a cruzar en algún momento. 
Sigo convencido de que hubo y hay algo que trasciende en el encuentro de nuestras almas y corazones, pues a veces me sorprendo, y me sorprenden, al encontrarme de bruces y sin razón aparente alguna con tu recuerdo, y el anhelo, la nostalgia, incluso la pena se adueñan de mi por un instante, el corazón se me encoge al pensarte y al sentir como que le falta un trozo.


Nunca llegamos a despedirnos, nunca he dejado de recordarte. 
Nunca nos dijimos adiós, nunca he dejado de amarte.

Feliz trigésimo sexto cumpleaños, que tus sueños se sigan haciendo realidad y la felicidad sea la constante en tu día a día.

viernes, 13 de enero de 2017

Por ti

Escribo para escribirte.
Sueño para soñarte.
Recuerdo para recordarte.
Pienso para pensarte.
Añoro para añorarte.
Lloro para llorarte.
Busco para encontrarte.
No amo para amarte.



viernes, 14 de octubre de 2016

GLW

Las Cañadas by AyA


Gran Lujo Way...


Inconscientemente me fijo en todos los que pasan a mi lado o de frente, leo compulsivamente una y otra vez, comparo colores y observo ocupantes... Y así día tras día, en especial los que me llevan hasta la zona sur ... Y hoy ha sido el día... Nos hemos cruzado y te he visto... Una fracción de segundo, el tiempo justo para leer la matrícula, relacionar marca, modelo y color, y verte al volante, con tus gafas de sol y tu pelo recogido, saliendo de una curva , frente a mí, en sentidos opuestos, pero en la misma carretera, en el mismo espacio tiempo... Y el mismo se plegó, algo se paralizó, el tiempo se detuvo en ese breve espacio de tiempo, lo justo para reconocerte, para saber que eras tú, para que los nervios me invadieran y sintiera como mis tripas se arrugaban signo inequívoco de tensión y nervios.
No puedo evitarlo, no quiero.


"Hoy me pregunto que será de ti
Te tuve cerca y ahora estás tan lejos
Pero prohibirme recordar lo nuestro es imposible 

Es imposible

No me perdono, sé que te perdí
Pero expiraron los remordimientos
Fui dictador y el no dejarte ir
Debió haber sido mi primer decreto

... "

(Cómo Te Atreves - Morat)

domingo, 14 de agosto de 2016

Otro catorce de agosto

 Pasando los años sigue siendo inevitable pensar que el destino nos cruzó en donde menos esperábamos, en un entorno y ambiente ajenos a nuestras costumbres y hábitos, haciendo que desde el primer instante nos fijáramos el uno en el otro, y en mi caso, condenándome de por vida a tenerte presente.

Sí, fue un catorce de agosto cuando nos vimos por primera vez, un catorce de agosto cuando perdí el único corazón que tengo... Y me sirve de recuerdo para anhelarte, para ir asumiendo, grano a grano, nuestra distancia y mi estupidez.




viernes, 29 de julio de 2016

Y treinta y cinco


35. Porque te llevo grabada en la piel.

El imborrable paso del tiempo que solo hace acentuar la nostalgia, la añoranza y el anhelo porque todo hubiera discurrido de otra manera diferente, asumiendo la imposibilidad de cambiar lo pasado y autoconvenciéndome de que no hay nada que hacer para acercarnos en un futuro. 

Soñándote feliz, rodeada de todo lo que soñabas y diciéndome a mí mismo que no era lo suficientemente bueno para ti, que no reunía los requisitos que te hacían feliz y que no tenía nada que ofrecerte, pues mis manos estaban vacías y mis bolsillos rotos.

Me descubro buscándote en fotos, en la multitud, en la carretera... 

Y tengo miedo de encontrarte, y tengo miedo de que te suceda lo mismo que a mí, confiando que sea algún tipo de problema psicológico que me tiene alienado, y que, como dueño de mi destino, estoy donde he ido decidiendo, bien o mal, pero al fin y al cabo en el camino que he ido andando, obviando las señales o siguiéndolas.

Eres parte de mi historia y no olvido esta fecha.... Felicidades !!!

lunes, 11 de abril de 2016

¿Bailas?


La gente cree que en esta vida todo son flores y bombones con forma de corazones. Pero se equivocan. En esta vida las cosas a veces se rompen, y no son perfectas, y duelen.

El trayecto que recorremos puede no ser siempre todo lo maravilloso que desearíamos, pero tenemos que asumirlo y asimilarlo, hacernos cuanto antes a la idea de que no siempre las cosas son como desearíamos que fueran. Reconozco que hoy por hoy, estoy en ese punto, en el de estar donde no esperaba, y no hablo de un lugar físico, espero que lo entiendas en su concepto metafórico.

Me descubro pensando en lo que podía haber sido, en lo que podría estar siendo y en qué situación vital me encontraría, nos encontraríamos. Me siento maldecido por un recuerdo constante, imborrable, diario... Anclado, amarrado a una soga que no solo me impide avanzar, sino que provoca el "auto-boicot" de una posible felicidad plena, algo que no sé si existirá, pero que estoy seguro que se podría haber aproximado. Y aunque es evidente que no renuncio a ello, el "momentum" no es el idóneo, absorto en proyectos profesionales en los que me refugio para no pensar, en los que me implico en cuerpo y alma con la excusa de no ver ese vacío que sé que existe desde que no estás en mi vida.

Y me apego a los recuerdos, a aquellos detalles e instantes que compartíamos, me aferro a ellos con una nostalgia infinita, probablemente dañina pero a la vez inevitable. Fue algo tan intenso y deseado que sigo sin explicarme cómo pude ser tan estúpido de dejar que se estropeara, cómo dejé que el orgullo y el miedo se apoderaran de forma tan irreversible de mi.

Son múltiples las lecciones de la vida, infinitos los consejos que nos invitan a despegarnos del pasado, a que aprendamos a pasar página y seguir avanzando en esta vida para ser lo más felices posibles, que todo pasa por algo, dicen. Pero, ¿qué hacer cuando los recuerdos emergen por sí solos? ¿Qué hacer si es inevitable?

Abrazarte y bailar al ritmo de la música invisible, solo por el simple placer de sentir tu piel, de encontrar la armonía de ir al mismo compás... ¿Bailas?


https://www.facebook.com/PorqueNoSeMeOcurrioAntes/posts/864124430376742