martes, 23 de junio de 2015

Amores


La Real Academia define "amor" con diferentes acepciones:

1. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

2. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

3. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

Intensidad, insuficiencia, necesidad, búsqueda, encuentro, unión, atracción, reciprocidad, complementariedad, alegría, energía, comunicación, creación, afecto, entrega...

Ciertamente viendo su definición podemos entender la complejidad de este sentimiento, que sin lugar a dudas es el motor del mundo. De todos estos términos cada uno podría elegir aquellos con los que más nos identificamos o deseamos para nuestras relaciones.



"Tu me completas", con esa expresión un personaje de una conocida película expresa su más profundo sentimiento hacia su pareja, entendiéndose esta complementariedad en una unión de dos personas diferentes que aportan cada una lo mejor de sí mismas, incluso en ocasiones lo peor de cada una, porque no podemos olvidar que no somos perfectos, y que debemos amar al otro tal y como realmente es.

Tenemos la manía de ocultarnos, de no mostrarnos tal cual somos, y es ese lado "oscuro" el que , cuando surge, es el catalizador de todos los problemas. Y si no somos capaces de amar los defectos del otro igual no estamos amando tanto como podríamos creer. Lo que denomino "lado oscuro" son aquellos defectos o aquellas manías que todos tenemos, evidentemente otros aspectos realmente "negros" no deben ser consentidos ni tolerados.

Durante el peregrinaje vital es inevitable enamorarse, querer e incluso llegar a amar profundamente a alguien. Y cada día me convenzo más de que AMAR a alguien es algo que pasa una sola vez en la vida, o muy poquísimas veces.

Amor pasional.
Amor de intimidad.
Amor de compromiso.



Conjugar en una sola persona estas tres fases, etapas o tipos de amor hacen que podamos considerarnos realmente afortunados.


Hoy es la noche de San Juan, dicen que es una noche mágica, de tradiciones, de quemar lo viejo, de purificarse, de crear un nuevo comienzo. Una noche especial.

Quememos aquellos aspectos de nosotros que nos impiden amar a los que nos aman, porque en el amor valoramos la reciprocidad y sobre todo la alegría.

Elije tu mejor acepción, elije amar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada