martes, 9 de abril de 2013

Día uno

(Lunes 28/05)
Crucigrama, alemán, iglesia, cáliz...


Saludarse es internacional, y menos mal, ya que, en apenas diez metros cuadrados quedaba de manifiesto una variedad de idiomas importante. Escuchar como un español, con ayuda de un francés, intenta explicarle a un alemán, por qué una iglesia del siglo XVII permanece cerrada, es algo que, sin duda, merece escucharse.


La razón, tan simple como antigua y vergonzosa, no es otra sino la del robo de diferentes piezas de imaginería y piezas de uso en el culto, en este caso, la última incidencia estuvo relacionada con un cáliz.



Mientras la prima de riesgo supera los 500 puntos, por una vez en mucho tiempo sólo me preocupan mis pies y mis hombros, principales afectados de este primer día de Camino. Tras un largo día de viaje, el día cero tuvo el siguiente horario:

27 de mayo de 2012
- Güimar, 03:30, hora de ponerse en pie
- 04:20, cogemos guagua de Titsa en autopista sur
- 05:00, llegada al aeropuerto Reina Sofía, en el sur de la isla
- 07:15, tras haber pasado el control de seguridad y haber pasado un par de horas esperando, embarcamos en el vuelo FR1123 de Ryanair
- 07:55, Salida del vuelo destino Santiago de Compostela
- 11:30, llegada del vuelo al aeropuerto de Santiago de Compostela y nos trasladamos al centro de la ciudad. La lluvia es en ese día la principal protagonista, lo adoquines mojados y el goteo de los tejados obligan que nos cubramos y busquemos refugio. Un kebab es nuestra primera comida peregrina, para visitar en la sobremesa la Catedral de Santiago de Compostela, donde presentamos nuestros respetos al Santo Patrón, inspirador de diferentes rutas o caminos que, desde distintos puntos del país son recorridos por personas de distintos puntos del mundo. Unos, motivados por la belleza del recorrido, otros por alguna promesa, otros por el simple placer de disfrutar sólo o en compañía del bello entorno natural, y otros por encontrarse espiritualmente.

Orar, con Santiago Apóstol como intercesor, para que las fuerzas, la voluntad y la fe nos acompañen en el transcurso del Camino.

- 18:00, cuatro horas desde la capital gallega hasta el límite de la comunidad autónoma con Asturias, Ribadeo.
- 22:00, albergue de Ribadeo. Lleno. Hay que pasar la noche en un sillón. Incomodidad acompañada de banda sonora, los ronquidos de un ciclo-peregrino que pernocta en un colchón puesto en el suelo del salón principal del albergue, a los pies de nuestro sillón.

28 de mayo de 2012
- 06:30 de la mañana del día 28, día uno, primera etapa de nuestra aventura, Ribadeo - Lourenzá, 29 kilómetros.

Nuestro primer objetivo, sellar la credencial que acredite nuestra presencia en este punto del Camino, por tanto, toca localizar a la autoridad pertinente, un policía local, que. según averiguamos, es el único de esta población.
Deambular sin conocer hacia donde dirigirse resulta un tanto desesperanzador, pero un buen vecino nos indica que el acuartelamiento de la Guardia Civil queda al otro extremo de la población, y hacia allí dirigimos nuestros primeros pasos de peregrinos, confiando que puedan sellar las credenciales, lo que sucede para alegría nuestra, pese a haber pasado 45 minutos desde nuestra salida del albergue.

by AyA
- 07:35. Credenciales selladas y salida por la ruta Xacobea.

Por delante 193 kilómetros y 651 metros.

Grandes extensiones de terrenos agrícolas y ganaderos se van abriendo a nuestro paso, los kilómetros van pasando entre eucaliptos, granjas, ganado vacuno y algo de asfalto.

Precisamos de varias paradas para dar descanso a nuestras desentrenadas piernas, untarlas con vaselina, para hidratarlas y de paso, coger algo de fuerzas y tomar líquidos y alimentos.

- 15:05, algo más de siete horas desde nuestra puesta en marcha llegamos a Lourenzá, y con opción a escoger litera, hoy no toca sillón.

Un merecido almuerzo, tras una reparadora ducha, caldo gallego, san jacobo y ensalada mixta, agua y refrescos... una gran recompensa para un gran primer día.

Y la prima de riesgo en 500 puntos.

- 21:00, hora de dormir, tras dos noches sin apenas descanso y tras un primer día de caminata, el sueño no tarda en adueñarse de nosotros. Caemos exhaustos.

29 de mayo de 2012
- 04:30. Alarma.... Error... vuelvo a cerrar los ojos.
Ronquidos, auriculares, sueño...

- 05:55, alarma de nuevo... nuevo día, día dos de los peregrinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada