sábado, 3 de agosto de 2013

Divenire



Divenire, del español Devenir.

1. Devenir = Ocurrir, suceder, acaecer.

Que sucedan las cosas depende en la mayoría de las ocasiones de nosotros mismos, hacer que el devenir de los acontecimientos nos sea favorable precisa de que nuestra actitud al respecto sea la adecuada.

Hay que remangarse y ponerse a trabajar para que suceda aquello que deseamos. No podemos permanecer impasibles esperando que nos llegue todo, permanecer pasivos no hará que las cosas ocurran.

2. Devenir = Llegar a ser, convertirse en algo.

En filosofía, en la metafísica aristotélica, se habla de potencia y acto. La potencia constituye el conjunto de capacidades o posibilidades de la sustancia para llegar a ser algo distinto de lo que actualmente es. El acto, es aquello en lo que ha llegado a ser.



Todos poseemos el potencial necesario para llegar a ser mejores, para avanzar y mejorar en muchos aspectos de nuestra vida. En potencia somos semillas, que en el acto acabamos siendo un hermoso árbol, que protege, cobija, da sombra....

Devenir = Cambio, transformación, transcurso. Proceso mediante el cual algo se hace o llega a ser.

El corazón es un músculo poderoso, que nos mantiene vivo con su trabajo, impulsando la sangre a todo el cuerpo. 

Esa fuerza y ese poder lo tiene también en el plano emocional, es fuente de la motivación, de la ilusión, de la esperanza, es capaz de provocar en cada uno de nosotros ese "devenir", esa transformación, ese paso de potencia a acto, nos hace querer ser mejores... Yo así lo experimento, y así lo manifiesto, pues no solo pongo aqui mis palabras, pongo mi corazón en lo que escribo, diría que, de forma poética, las lineas de muchas publicaciones de este blog, están escritas con la sangre que mi corazón impulsa.

Experiencias vitales las que aquí se recogen, en algunos casos como mera narración de un acontecimiento, otras en modo de cuento o parábola, otras como si de un diario se tratase, en otros casos a través de una canción... exponiendo ideas intimas, sobre los sentimientos, sobre las experiencias, sobre las pérdidas y las ganancias, sobre la muerte y la vida, sobre el amor... Palabras que sueño con poder materializar en muchos casos. Palabras que quiero que alcancen el acto, que el potencial escrito se transforme en hechos concretos. 

Esta "declaración de objetivos" forma parte de mi devenir actual.

Las casualidades de estas últimas semanas, me descubrieron a este compositor y a esta obra suya "Divenire" (Ludovico Einaudi - Divenire), que como ya he comentado, no solo me ha servido como inspiración para algunos artículos, sino que es la banda sonora de cada uno de ellos. Me acompaña en los momentos que preciso de relajación... cierro los ojos, visualizo el teclado del piano, respiro... teclas blancas... teclas negras... emoción, tristeza, alegría... fuerzas para no rendirme, ilusión para creer, esperanza para confiar, paciencia para esperar...

Hagamos que las cosas sucedan, porque sí se puede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada