jueves, 29 de agosto de 2013

La tranquilidad

En ocasiones, recibir la visita de la inspiración es un acontecimiento que se puede dilatar en el tiempo, puesto que no siempre llega cuando uno la necesita. Si algo es la inspiración, diría que es caprichosa e impuntual. Aún así, encontrar un momento para reflexionar sobre los acontecimientos diarios no debería suponernos esfuerzo, y hacer balance de los logros, avances o estancamientos en nuestros procesos vitales, nuestra revisión del plan de vida, de nuestra declaración de intenciones, debe formar parte de una rutina que busca nuestra evolución en el Camino.

buscando la inspiración...


Inspiración para reflexionar.

          Momentos para reflexionar.

                    Reflexionar sobre lo inspirado.

Es increíble como en ocasiones, en los momentos de mayores turbulencias, encontramos que las palabras nos oprimen de tal manera, que si no las expresamos de alguna de las maneras que los tiempos actuales nos permiten, podemos volvernos locos. De hecho dicen que las mejores canciones, poemas, obras, encuentran su razón de ser en esos momentos turbulentos por los que algunos hemos pasado en alguna ocasión.

La tranquilidad emocional, personal, profesional, espiritual, bien por separado o en su conjunto, causan un efecto soporífero sobre la inspiración, nos adormece y hace que flotemos en ese entorno de paz que tanto agradecemos y que tanto anhelamos. Encontrarnos en esa paz hace que nuestro cerebro deje de estar agitado, que nuestro corazón deje de apretarnos el pecho, que nuestras palabras sean sustituidas por sonrisas y en ocasiones por el silencio.

Paz y tranquilidad, sosiego y descanso... Dejar descansar a la inspiración gracias a la tranquilidad y serenidad que se alcanza tras haber surcado mares embravecidos, subido altas montañas, cruzado oscuros pasillos y enigmáticos castillos... ahora, por fin, un poco de paz, sosiego, descanso... tranquilidad.

Tranquilidad: Estado de paz y armonía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada