jueves, 18 de julio de 2013

Antes del Camino



La idea al finalizar el camino Xacobeo era volver a hacerlo a lo largo de este año, repetir la experiencia pero por una ruta diferente... fue parte de la promesa al Apóstol Santiago y parte del compromiso personal adoptado tras la gran experiencia que supuso, tanto a nivel emocional como espiritual.



El resumen de la peregrinación ya ha quedado reflejado en alguna de las publicaciones de este blog, que ha servido también en este tiempo de una especie de agenda emocional de lo acontecido desde entonces. Muchas vicisitudes, muchos momentos difíciles, situaciones inesperadas, decisiones erróneas, orgullos heridos, amores perdidos... Son múltiples los aspectos que el Peregrino Vital experimenta en este tiempo post-peregrinación.

by AyA


Planteando el nuevo proyecto, ahora me temo que en solitario, me planteo cuáles son los requisitos antes de volver a hacer el Camino, y en la línea metafórica de este blog, también me planteo, dadas las últimas noticias que han modificado mi conducta y actitud de estos dos últimos días, los requisitos que hay que tener para retomar un nuevo Camino vital o volver a la senda de uno ya recorrido.

Nuevo Camino: Lo principal y evidente es estar en forma. Iniciar una nueva andadura con llagas del Camino anterior no es para nada recomendable. Iniciar un nuevo Camino, disfrutarlo, conocerlo a fondo, recorrerlo sin presión, sin prisas requiere inexorablemente estar libre de heridas, de cargas que lo hagan insufrible y por lo tanto se convierta en una mala experiencia. 
Empezar un nuevo proyecto de vida, un nuevo Camino, por lo tanto, requiere que estemos sanos en todos los aspectos, con las heridas cerradas y el ánimo renovado. 

Físicamente mi dedo meñique me enseñó que una herida puede hacer, de lo que a priori debe ser una gran experiencia, algo doloroso y que impide disfrutarla al 100%.

No inicies Caminos si hay heridas sin curar.

Una nueva experiencia siempre estará llena de emoción, de sorpresas, de dificultades, por qué no, pero sobre todo es un mundo nuevo que descubrimos a cada paso, que nos sorprende y reconforta en el caso de que sea agradable lo que nos encontramos, o que genere rechazo en caso de no serlo, pero al fin y al cabo será una nueva experiencia, que se sumará a nuestra bagaje como seres. humanos


Repetir Camino: Es evidente lo que sucede cuando tomamos por la misma ruta una segunda vez... todo nos suena, no hay nada nuevo, y aunque haya pasado el tiempo, la esencia de ese Camino permanece, pueden haber modificaciones, vegetación de menos, edificaciones de más, "arreglos de cara", y alguna que otra pequeña sorpresa, pero repetir un trayecto ya recorrido carece de emoción y de ilusión, a no ser claro, que la experiencia anterior al haberlo recorrido lo haga apetecible por segunda vez. Y ya no te digo si ese Camino lo retomamos en malas condiciones, con las heridas antes nombradas, abiertas.

La aventura peregrina implica asumir los riesgos y los retos que el Camino nos plantea, ya sea nuevo o repetido, personalmente y por experiencia prefiero ir descubriendo nuevos caminos o terminar de explorar y explotar el iniciado (acabar en Finisterre es una opción - aunque sigo en terminología metafórica).

Una vez repetí un mismo Camino, y a cada paso que daba me daba cuenta que por ahí ya había pasado, y en consecuencia, con cada paso, perdía la ilusión y la esperanza de lograr un resultado mejor que el logrado la primera vez... evidentemente dejé ese Camino y busqué otros.

Existe un símbolo que en cierta manera refleja todo esto que cuento, y como no, es de origen celta, el Trisquel:





Según la cultura celta, el trisquel representa la evolución y el crecimiento. Representa el equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu. Manifiesta el principio y el fin, la eterna evolución y el aprendizaje perpetuo. Entre los druidas simbolizaba el aprendizaje, y la trinidad Pasado,Presente y Futuro.


Los Caminos que emprendamos deben ser fuente de esto que el Trisquel representa, evolución y crecimiento, encontrar el equilibrio trinitario, entre el cuerpo, la mente y el espíritu. Nos debe servir también para aprender, y no para repetir actitudes o experiencias, que como ya he dicho, en el caso de repetir Camino no serán del todo satisfactorias.

Evidentemente todo esto lo expreso desde mi propia experiencia personal de estos 37 años, y está claro que no todos opinareis igual, aún así, hecho mano de un conocido refrán: "segundas parte nunca fueron buenas" (salvo algunas excepciones en el mundo del cine sobre todo).

En definitiva... antes del Camino, ponte en forma, con heridas lo pasarás mal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada