lunes, 15 de julio de 2013

Buenos días, princesa!!


"Buenos días, princesa! He soñado toda la noche contigo... sólo pienso en ti, princesa. Pienso siempre en tí."




Escena llena de emoción esta de La Vida es Bella, de Roberto Benigni, "una historia sencilla, aunque no es fácil contarla. Como en una fábula, hay dolor, y como en una fábula, está llena de maravillas y de felicidad".

Las adversidades del Camino se afrontan con valentía, optimismo y con la clara inspiración, motivación y fuerza que sólo el amor es capaz de proporcionarnos. 

Las grandes historias, las míticas epopeyas surgen del amor. Y como bien introduce la película La Vida es Bella, la historia, aunque sencilla, no está exenta de dolor. Es una contradicción que el amor lleve emparejado el término dolor, es algo que no se comprende, o al menos algo que no debiera darse. Pero inexplicablemente lo acompaña, de la misma manera que la noche sigue al día.

Amar a alguien no debería suponer ningún tipo de dolor, todo lo contrario, debería ser un Camino lleno de bondades, de grandes momentos, de felicidad... Eso sí, nada es fácil en esta vida. Y como ya hemos ido reflexionando aquí, la vida y el caminar tienen grandes similitudes, y como todo buen caminante sabe, el Camino tiene sus altibajos, y por lo tanto sus buenos y malos momentos.

Pero al igual que la noche sigue al día, el día vuelve a vencer la oscuridad, y al alba, venceré, tras soñar contigo, y volveré a gritar... "Buenos días, princesa!"



¡Nadie duerma! ¡Nadie duerma!
Tampoco tú, oh Princesa,
en tu frío cuarto 
miras las estrellas 
que tiemblan de amor y de esperanza... 
¡Pero mi misterio está encerrado en mí, 
mi nombre nadie sabrá! 
sólo cuando la luz brille 
(Puccini:No, no sobre tu boca lo diré,) 
Sobre tu boca lo diré temblando 
(Puccini: ¡cuando la luz brille!) 
Y mi beso romperá el silencio 
que te hace mía. 

Su nombre nadie sabrá... 
¡Y nosotros, ay, deberemos, morir, morir! 

¡Disípate, oh noche! ¡Tramontad, estrellas! ¡Tramontad, estrellas! 
¡Al alba venceré! 
¡Venceré! Venceré!






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada