domingo, 21 de julio de 2013

Sí se puede... ""Querer" es poder"

¿Cómo de liberadora puede ser la verdad?
Encontrarse con ella de frente, cara a cara es una experiencia gratificante y repito, liberadora.

Fortaleza de la Soledad

Al igual que Supermán, que en su "Fortaleza de la Soledad" se recuperaba de sus heridas o se encontraba con la presencia de su padre Jor-El, y atendía a sus enseñanzas y consejos, yo también  poseo mi propia "Fortaleza de la Soledad", mi lugar de encuentro con lo trascendental, con lo espiritual, con lo divino... un lugar que me enseña, de mano de la naturaleza, la dimensión de nuestra presencia, de nuestra propia existencia, de lo limitada que es, enseñanzas de lo finito de todo, pues nada es para siempre.

Encontrarme hoy conmigo mismo en la soledad, tras cinco días muy malos, muchísimo, ha resultado fructífero.

Mar de nubes sobre La Orotava, y La Palma al fondo. by A.

Subiendo con mi coche, descubro la primera de las enseñanzas... Tras las nubes, siempre está el sol. Por muy oscuro que parezca todo, siempre, siempre sale el sol, está ahí presente aunque no lo veamos. 
Quizás, como hoy, fue necesario subir un poco, tomar distancia del bullicio, de la rutina, de los problemas, y ahí aparecerá, radiante, iluminador... 

Las vistas del lugar donde vivo son un gran regalo, una gran enseñanza.



Los últimos días, las casualidades han asomado su cabeza, y han hecho de las suyas... en la tele una peli, "Al final del camino", donde cuenta la experiencia xacobea de un fotógrafo y una periodista que se odian, pero que se hacen pasar por pareja para realizar un reportaje sobre un gurú que resuelve los problemas de parejas haciendo el Camino de Santiago, durante los seis días de peregrinación se ven envueltos en todo tipo de situaciones absurdas, delirantes, románticas... y hasta el final del camino, todo puede suceder.
Conclusión a la que llegué viendo la peli: el Camino une, y une para siempre. Une los corazones de las parejas, une la amistad de los amigos... une para siempre (jamás olvidarás con quien fuiste al Camino de Santiago, yo garantizo que nunca lo haré)

Hoy, unos CD,s de Andrea Bocelli, desaparecidos en una esquina de un armario, en el que rebusqué sin motivo alguno. Los puse en el reproductor de mi coche y su música, de corte romántico hacía de banda sonora de mi escapada de hoy. No entiendo nada de italiano, y conduciendo absorto en mis pensamientos, una letra se cuela en mi hilo mental... "Se la gente usasse il cuore" - "Si la gente usase el corazón" -- Tuve que escucharla varias veces.

"Si la gente usase el corazón para decidir simplemente lo que está bien y lo que no, sentirás que todos somos más felices"


El bien, la felicidad... todo se puede resumir en eso, en hacer lo correcto para ser felices.

La soledad, el silencio musical, la naturaleza... todo me habló con una claridad que asusta. Supe en ese instante que la había amado, que la amaba, que la había querido más de lo que ella misma era capaz de creer, lo supe, y eso me liberó. 

Nadie es de nadie, el amor que le tengo me obliga a dejarla que decida, que tome su Camino, y aunque deseo que sea el mismo que el mío, entiendo que quiera coger otro, que busque su felicidad, porque, aunque la quiera con locura igual no basta para hacerla feliz. 
Duele reconocer esa gran verdad, pero es liberadora. Te quiero, te amo, sé libre de elegir, sé feliz... al fin y al cabo eso es lo que se le desea a los que amamos, que alcancen la felicidad, aunque no sea con nosotros.
Teide y Roques de García - by A.

Puede ser, que usando el corazón decida que lo que está bien sea amarla en la distancia, sin estar cerca, deseando profundamente que alcance sus metas, logre sus objetivos, alcance la felicidad anhelada. Al fin y al cabo, el sol siempre estará ahí, y en la presencia de la inmensidad del Teide, con el Valle de Ucanca a mis pies he visto que somos finitos, que el tiempo pasa y cada día no aprovechado es un día perdido. 

Mentiría si no dijera que me duele, me libera, sí, pero es doloroso, sobre todo para el orgullo, pero nunca se sabe, ""querer" (de amar) es poder". Y yo creo que sí se puede... ahora ya no depende de mi, me he liberado amando, sabiendo qué lugar ocupa ella en mi corazón y eso, como la compañía del Camino de Santiago, nunca se olvida.

¿Amar o depender? (Título de un libro de Walter Riso) --Yo decido amar, decido amarte. Quiero que mi amor por ella (por ti - si llegas a leer esto) sea una "experiencia plena y saludable".

PD. Sí se puede...




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada