miércoles, 24 de julio de 2013

Llegar lejos


25 de julio, imposible no acordarse del Apóstol Santiago, en este su día, y menos escribiendo un blog cuya inspiración proviene del Camino Xacobeo, puede que a algunos les parezca una pesadez y hasta una cierta obsesión con esto, pero siendo honestos he de reconocer que la experiencia me cambió la vida, la reorientó y ayudó, junto con la ayuda y presencia de mi compañera de viaje, de Camino, a que volviera a encontrar aspectos de mi personalidad y persona que hacía tiempo habían quedado sepultados. Todos tenemos miedos y heridas, yo tenía mis miedos y heridas, y aún quedan cicatrices, y esas malas experiencias hicieron que bajara a un infierno no deseable, a situaciones y momentos dolorosos y por consiguiente no deseables de repetir, e hicieron de mi alguien desconfiado y prudente en cuanto sentimientos, en cuanto hablar de ellos, me alejaron de mi parte trascendental y espiritual.

Tu presencia en mi vida y luego el Camino han ayudado a que esto cambiara. Lo agradezco una vez más.


La promesa al Apóstol, era volver a hacer el Camino, hoy la recuerdo y creo que puedo decir que la cumpliré, lo que ignoro es si la promesa podré cumplirla en su totalidad o tendré que faltar a una parte de ella (confío en que no).


Recordar la promesa implica reflexionar sobre hacer el Camino en compañía.


¿En base a qué elegimos a nuestros compañeros de Camino?



Afrontar las etapas del Camino cuando no vas solo requiere esfuerzos, sacrificios, programación conjunta, coordinación, compañía, adaptarse a los ritmos de cada uno, encontrar el paso exacto para poder avanzar hombro con hombro, y no es fácil, pues las cargas de cada uno varían, las heridas condicionan, las fuerzas no siempre son iguales, o simplemente no nos ponemos de acuerdo para avanzar al mismo ritmo.


He de reconocer que a pesar de que considero la Paciencia como una de mis virtudes, hay ocasiones que soy incapaz de sacarla en los momentos más necesarios. Aún así soy paciente por naturaleza, adapto mis pasos a mis compañeros de Camino, intento adaptarme a su ritmo, y en ocasiones dejo que avancen unos metros para poder alcanzarlos luego. Y cuando soy yo quien me adelanto, recibo el aviso de esperar, de no alejarme en exceso, y encantado siempre espero. Es lo que tiene ir en compañía... "Si quieres ir rápido, camina solo. Si quieres ir lejos, camina acompañado."

Yo quiero ir lejos, sin ninguna duda.

sé mi ángel - acompáñame en mi Camino


Para hacer funcionar a las estrellas es necesario apretar el botón azul.

Las rosas están insoportables en el florero.

¿Por qué me levanto a las tres de la mañana mientras todos duermen? ¿Mi corazón sonámbulo se pone a andar sobre las azoteas detectando los crímenes, investigando el amor?

Tengo todas las páginas para escribir, tengo el silencio, la soledad, el amoroso insomnio; pero sólo hay temblores subterráneos, hojas de angustia que aplasta una serpiente en sombra. No hay nada que decir: es el presagio, sólo el presagio de nuestro nacimiento.

(Jaime Sabines)

PD. Aunque ignores la medida del tiempo... sé paciente. (En primera persona)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada